Gawain Dómine -- Independiente

EDAD
40 Años
ARCANA
Aeon
ESTILO DE COMBATE
Balanceado
CLASE DE ARMA
Espada de una mano
RESISTENCIA
Contundente
DEBILIDAD
Hama
FÍSICOS UTILIZADOS
Personaje: Doyle - Cyphers Online
Persona: Zeus - Shin Megami Tensei
STATS
Nivel: 7   HP: 112   PM: 51   DH/C: 8   Exp: 472/500

Orden y disciplina, no importa cuan lejos se puede llegar con estas dos palabras, el castigo es mínimo para quien incumpla las normas, no importa si es un menos o un adulto, todo aquél que no respete lo planteado por los superiores deben ser severamente corregidos y enderezados con fuerza. Soy alguien muy estricto y que se rige mucho sobre un pensamiento propio basado en la mejora del ser humano. ¿Que cual es mi pensamiento?, muy simple, "todo ser fuerte y superior debe vivir, todo ser débil e inferior debe perecer", el mundo necesita el fuego purificador que limpie esta tierra y solo los más seleccionados puedan volver a regirla, ¿y quien mejor que alguien como yo, para dirigir ese nuevo orden?. Soy un hombre que no se dobla ante nadie, solo a mis superiores si es que tienen derecho a estar allí... para todos los demás solo falta una prueba de fuego para ver si son capaces de estar tan siquiera a mi propio nivel. Detesto las mentiras... no funciono con ellas y odio a quien las expresa libremente. Si alguien comete algo debe tener plena seguridad y confianza de lo que hace y no engañar a los demás solo por un simple acto. Trabajo en equipo, un ideal no puede alcanzarse sólo, se necesitan seguidores que crean en un mismo sueño y juntos llegar a la cima. Mi ideal no puede ser realizado si no tengo a las personas necesarias por lo que me guío más en las habilidades y destrezas que por el físico o la personalidad de otro... si es lo suficientemente ingenuo para poder utilizarlo como un muñeco no tengo ningún problema en hacerlo... solo enfocaré mis metas tenga que pasar por quien tenga que pasar. No me molesta conversar con las personas, siempre es bueno compartir puntos de vista y así, también intentar convencer a las personas sobre lo que está bien y está mal. No suelo reír con facilidad pero tampoco me voy a reprimir por ello, el festejar y la bebida son cosas que disfruto, un tiempo alejado de los deberes ayuda mucho. Si los hechos suceden es por una razón y no es nuestro trabajo intentar eliminarlo solo porque "es inmoral" o "peligroso".

Esta no es una historia complicada ni difícil de analizar. Nací y crecí en tierra extranjera donde mi padre y mi madre me criaron como era debido... con disciplina y mano firme pero sin dejar de lado el amor fraternal. Proveniendo de una cuna militar, mi padre era un hombre estricto y muy disciplinado, siempre nos despertaba muy temprano en la mañana para calentar el cuerpo y la mente y prepararlo para el día, y así mismo dormíamos a una hora establecida fija, "el descanso también es importante" decía mi padre. Los trabajos extra escolares eran hacer las labores de la casa para facilitarle la vida a mamá, siendo nosotros tres hijos de ellos dos nos distribuían nuestros oficios. Las tareas se hacían a una hora determinada y teníamos un pequeño hueco de una hora como tiempo libre en el cual lo usábamos para salir a jugar y vivir la infancia. Las notas eran siempre... SIEMPRE importantes para mamá y papá nos lo hacía saber con castigos cuando eran inferiores a sus expectativas. Los estudios al comienzo eran difíciles pero cada vez comprendíamos la mejor manera de sacar notas elevadas... estudio y dedicación. El esfuerzo era lo mínimo que debíamos hacer, lo que no entendíamos lo teníamos que aprender de raíz y eliminar el problema... fue ahí donde comprendí que lo malo debía ser reparado... lo que estorbaba simplemente debía ser retirado. Un método eficaz para todo. En la escuela muchos niños eran vagos, quizás no estúpidos aunque uno que otro sufría de falta de atención pero en general todos eran simplemente... vagos... molestos. Detestaba este tipo de personas, sin aspiraciones, sin un ideal visionario, sin futuro. Por supuesto que me molestaban, era el "cerebrito de la clase" pero no me molestaban directamente sino a mis espaldas... no eran capaces de levantar mano sobre mí después de que los golpeé reiteradas veces por los apodos con los que me llamaban. Para la escuela, este tipo de solución violenta era inadecuado... pero para padre estaba bien, porque "a los débiles había que castigarlos", y quedaba claro quien era el fuerte aquí. No adaptandome del todo, terminé mis estudios en una institución militar, donde salí con honores por mi responsabilidad y mi cumplimiento, esto me llenó de satisfacción... a mi y a mis padres. No siendo suficiente, sentí que enlistarme en el ejercito era algo que debía hacer, terminé de soldado y subí rangos con el tiempo gracias a mi conducta y mis resultados dentro de la institución... si, un hombre "honorable" que era eficaz en el campo de batalla, inteligente y muy diestro con las armas. ¿Qué importaba si mi enemigo era una mujer?, ¿un hombre casado? que dejaría a sus hijos con hambre, ¿que interesaba si mi enemigo era un niño o un anciano?... era la guerra, si quería proteger a los míos se debían hacer sacrificios... ¿o no?. Los años pasaron y ya era todo un comandante, pero en una operación terminé pisando una mina, una trampa del enemigo por malos cálculos de quien debía investigar el terreno, mi pierna izquierda salió a volar sin más y terminé desangrándome en el suelo... una desgracia... ¿o quizás no?. Terminé en un hospital, desconozco los días que pasaron mientras mi cuerpo se recuperaba estando inconsciente, al enviar mi mano a la pierna izquierda sentí que ya no estaba... esto obviamente me hacía retirar del ejercito aunque ganaría más de lo que perdería. Una prótesis de pierna fue lo que me hicieron para poder caminar, así terminé retirandome de mi oficio de militar a la fuerza para llegar a Port Island, donde comenzaría otra vida diferente. Pasaron algunos años más antes de llegar a donde estoy, tenía algunos estudios encima, administrativos y de gestión educacional... si, unos largos años pero que, al final, dieron sus frutos. Aplicar para un cargo como estos no es fácil, se necesitan años laborales y muchas certificaciones... y por supuesto, "ayudas" de otros para poder entrar con facilidad... es bueno tener cargos altos en la milicia... ahora siendo subdirector de Gekkoukan puedo comenzar con mis nuevos ideales, de seguro aquí podré lograr muchas cosas...

A causa de la mina, no puedo mover la pierna con la facilidad que tendría cualquiera, pero que no os engañe... no soy alguien débil aunque tenga una limitación como esta. Jamás hay que confiarse de nadie. No es buena idea que cocine algo... Me gusta fumar, es un mal hábito que adquirí mientras estaba de servicio... tampoco me afano por eliminarlo.

Registro: 16-December 15
Última Visita: Jul 20 2017, 09:02 PM
Post: 80
Yenes: 1670

ARMA


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
COSTE
DAÑO
OBJETIVO