Koume Hamasaki -- Independiente

EDAD
25 Años
ARCANA
Chariot
ESTILO DE COMBATE
Luchador
CLASE DE ARMA
Espada a dos manos
RESISTENCIA
Hama
DEBILIDAD
Zio
FÍSICOS UTILIZADOS
Personaje: Hong Meiling - Touhou Project
Persona: Freya - SMITE
STATS
Nivel: 1   HP: 70   PM: 20   DH/C: 3   Exp: 0/50

No hay mucha gente que se atreva a hacerle frente a esta mujer. Por fuera es bastante simpática si no se le hace enfadar, alegre, llena de energía, generalmente haciendo un par de bromas inofensivas. Carácter no le falta, no le verás titubear ni dudar prácticamente en ningún momento, la auto confianza que posee es admirable. Y a pesar de que en un principio pareciese que puedes entablar una linda amistad con ella, la realidad te sorprende cuando la llegas a conocer más a fondo, obviamente dependiendo de cómo le caigas. En un principio, hablamos de una mujer que busca el bien común, aprovecha bien su trabajo para aplicar la ley tal y como es debido, ayuda a los que la necesitan y busca proteger a los más débiles, se le considera como una buena persona. Esto no quiere decir que su personalidad sea de lo más bondadosa, pues otros la conocen por tener un lado muy distinto, no hablamos de algo precisamente malo, pero casi.

Sin misericordia, Koume dice las cosas directamente y frente a frente, le guste a quien le guste, no se deja molestar, nadie le toma el pelo y a la primera que alguien le fastidie, no duda en tomar las medidas necesarias. No tiene ningún problema para expresar su opinión tal y como es, no busca agradarle a nadie después de todo. Se hace respetar allí a donde vaya y si debe meterse en problemas (aunque trata de evitarlos todo el tiempo) lo hará sin miedo. No hay que confundir una cosa con otra, esta mujer tiene un carácter fuerte, mas sabe controlarlo para evitar conflictos innecesarios, conoce perfectamente los momentos en los que debe mantenerse callada porque le conviene eso más que una pelea. Le enseñaron bien a ser respetuosa, educada cuando es debido, cosa que mantiene hasta la actualidad, saltándose esas reglas si ve que la situación realmente lo requiere.

Por más terca que parezca, posee una mente abierta y tolerante, es capaz de escuchar las ideas y opiniones de cualquiera en tanto estén bien fundamentadas y, aunque no esté de acuerdo, perfectamente puede respetar al resto. Muy por encima se le ve un tanto orgullosa, no suele ser sincera sobre sus verdaderos sentimientos con cualquiera, solo con los más cercanos a ella. Ese orgullo le impide admitir derrotas, debilidades y otros tantos. Si hay una debilidad en ella, eso podrías ser el sentimiento del amor, pues simplemente no sabe cómo comportarse ante tales situaciones, ya sean conversaciones o hechos directamente relacionados con el cariño. Lo más probable es que trate de evitar el contacto visual y cambiar el tema rápidamente. Uno de sus más grandes secretos es que, en lo más profundo de ella, adora las cosas románticas.

Siendo pequeña, Koume vivía como hija única de una familia común y corriente, un matrimonio que la mantenía con amor y bastante protección. Se le podría considerar como algo bueno, sin embargo esto llevó a que la chica fuera una persona más o menos insegura, algo tímida de vez en cuando. Dentro del ámbito familiar no tenía ningún problema, fue bendecida con unos padres que nunca se separaron y le prestaban atención todo el tiempo. Era una niña muy alegre que se dedicaba a aprovechar sus días.

Las cosas cambiaron drásticamente al comenzar su educación, la pequeña era estudiosa, diligente, pero para una vez que intentó hacer una amistad con alguien, todo salió mal. Intentó hablarle amablemente a un chico, mas este no le consideró una amiga, sino más bien una víctima de bullying constante, había comenzado el infierno para ella. Siendo todos sus días prácticamente iguales en lo que a ser molestada se refería, hubo un punto en que no pudo soportarlo más y decidió no ir a la escuela. Sus padres se preocuparon, ella aún no les contaba lo que le sucedía, no sabían el motivo del cambio tan repentino de su pequeña. Una semana fue lo que perdió con respecto a sus estudios, en esa semana, varios días en los que simplemente se mantuvo en silencio. Los últimos días de ese período, confesó todo a sus padres, quienes, además de tomar las respectivas medidas en la escuela, le animaron a volver y afrontar sus problemas, hablaron con ella, por primera vez dándole consejos para que actuara de forma independiente.

"La vida tiene muchos obstáculos, si quieres seguir viviendo, ya sabes qué hacer."


Esa frase de su padre se le quedó grabada en la mente, se había decidido a superar sus miedos y seguir adelante. Volvió a clases, hasta la secundaria las cosas cambiaron muy poco, mas ella solo se estaba preparando. Tomó clases de artes marciales por un buen tiempo, lo cual mejoró tanto sus capacidades físicas como su carácter, ahora sabía defenderse por sí misma. Su personalidad cambió con el tiempo, obteniendo más confianza en sí misma, subiendo su autoestima, siendo más capaz de hacer todo ella sola.

Una vez en la secundaria, Koume se encontró nuevamente con su enemigo, aquél que le había hecho sufrir tanto antes. Empezó su represalia, lo que él le había hecho, ahora ella se lo haría, ya podía olvidarse de su vida de estudiante común y corriente, porque ella estaría ahí para arruinarle todo lo que pudiera, sin meterse en problemas con los docentes, por supuesto. Claramente, su vida entera no podía fijarse solo en él, se preocupó de conseguir las mejores calificaciones, hacer sentir orgullosos a sus padres, incluso entró en el club de artes marciales para seguir fortaleciéndose. La joven tenía cierta reputación, intimidaba a algunos y a la vez era admirada por otros, combinando su carácter con su rendimiento académico, le preguntaron varias veces si quería ser presidenta del consejo estudiantil, cosa que siempre rechazó, pues no le interesaba en lo absoluto. Una de las razones por las que se esforzaba en sacar buenas calificaciones, es para demostrar que era más inteligente que cierta persona, parte de su estrategia, decía ella.

Las tensiones se fueron relajando en el último año de escuela, por alguna razón veía al chico ese cada vez más herido, y estaba segurísima de que eso no era producto de su propia venganza. Muy orgullosa como para hablarle, decidió hacer algo más arriesgado e investigar qué le podría estar sucediendo. Este pensamiento le llevó a indagar en el casillero de el chico, cosa que le costó un poco por razones obvias, hasta que pudo abrirlo y encontrarse con una carta, la cual leyó como si no tuviera respeto por la privacidad de nadie. Sus ojos se abrieron de la sorpresa, luego sintió ira, dejó todo como estaba y comenzó a caminar. Sin distracción, entró en la clase en la que el chico se encontraba, se puso frente a él y, sin decir nada, le dio un bofetón con toda la fuerza que tenía. La gente que estaba en el lugar se quedó mirando al par de estudiantes, cosa que no podía importarle menos a Koume.

"¡Eres el idiota más grande que he conocido en mi vida!"


Una carta de amenaza, el contenido de la carta decía que aquellos que estaban haciéndole daño al chico, le harían daño a ella si él seguía resistiéndose a los golpes. ¿Por qué la protegía? ¿Por qué ahora y por qué después de todo lo que ella le había hecho a él en los últimos años? Esas preguntas atravesaban su mente mientras ella tomaba al chico de su muñeca y se lo llevaba para que le siguiera. Ni siquiera dejó que hablara, ella tomó la palabra durante el camino.

"Debiste decirme, no les tengo miedo. Por si no lo habías notado ya, sé defenderme, y ahora te lo demostraré."


Lo llevó con los matones de turno, aquellos que le habían hecho tanto daño al estudiante, la venganza de Koume cambió su dirección hacia ellos y juntos les devolvieron todo el dolor que el chico recibió. Aquel día, ese grupo aprendió la valiosa lección de que la mujer no es necesariamente el sexo débil. Después de tal suceso, no hubo espacio para enemistades, ambos se hicieron buenos amigos de ahí en adelante.

Graduándose sin problemas, la joven decidió estudiar para ser policía de la ciudad, idea que compartió con su ahora amigo. Para que él lograra entrar tuvo que hablar con su padre, quien influyó en ella pues él también era parte de la policía. Gracias a esto, lograron cumplir su meta y volverse compañeros en la dichosa tarea de aplicar la ley como corresponde. La vida normal que vive la ahora adulta pelirroja se ha vuelto un completo caos y es obvio que no solo ella lo nota. A partir de la medianoche, la ciudad se vuelve extraña, como si se tratara de un sueño, mas ella está segura de que no es una ilusión. Ahora nadie puede quitarle la curiosidad y las ganas de investigar el suceso que está ocurriendo en la actualidad, indagará hasta el fondo del asunto en busca de respuestas, después de todo ¿quién no se emocionaría al darse cuenta de que cosas las cosas más fantasiosas pueden hacerse realidad?

- Gusta de comer cosas dulces, normalmente se le antoja algún que otro chocolate o algo por el estilo.
- En las noches o cuando hace frío, no puede faltar una taza de té para sentirse mejor.
- Le fascinan los animales, suele jugar con los perros o los gatos si se los encuentra por ahí.
- Para desestresarse, practica sus artes marciales. Como ya no va a estas clases, su compañero le ayuda, aunque no de la mejor manera.
- Le tiene miedo a las tormentas, mas siempre trata de ocultarlo.
- Hay veces en que ocupa su tiempo libre tocando guitarra para relajarse.
- No suele beber alcohol muy seguido, pero si llega a embriagarse cuando lo hace, se desvela un lado muy curioso de ella.

Registro: 5-September 17
Última Visita: Today at 02:03 am
Post: 19
Yenes: 0

ARMA


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
COSTE
DAÑO
OBJETIVO