Akira Hiragi -- Akira Hiragi doesn't have a custom title currently.

EDAD
14 Años
ARCANA
Death
ESTILO DE COMBATE
Balanceado
CLASE DE ARMA
Arco
RESISTENCIA
Hama
DEBILIDAD
Mudo
FÍSICOS UTILIZADOS
Personaje: Black Tortoise - Soccer Spirits
Persona: Kikyo - Inuyasha
STATS
Nivel: 1   HP: 60   PM: 30   DH/C: 3   Exp: 0/50

Ella es increíblemente despreocupada con su entorno y carece de todo sentido del peligro. Trata a todo el mundo de la misma manera desinteresada, ni gentil ni severa.<br><br>Tiene un carácter explosivo y muchas veces acaba metida en muchos líos por esto, sabe que si alguien se mete con ella, ella le devolverá la pulla de la misma manera o incluso más agresiva, depende de cómo este ese día y por eso muchas veces a acabado en peleas y la mayoría de veces ha sido ella la que ha salido mal parada. <br><br>Es una cabezota, nadie ha conseguido quitarle una idea, por muy alocada que fuese, su lema es “vive la vida al máximo sin importar lo que pase”, sin embargo se siente un poco frustrada por el hecho de tener que llevar ahora parte de las obligaciones como sacerdotisa del templo.<br><br>Adora con toda su alma y a más no poder los retos, siempre que la retan acepta el desafío, no puede evitarlo. También le encantan los enigmas y si piensa que hay algo raro detrás de alguna circunstancia, lo investiga para ver si realmente su instinto funciona, pero muchas veces acaba enrabietada porque es una impaciente y deja ese misterio sin descubrir.<br><br>Odia hacer trabajos y deberes... lamentablemente, también tiene una pequeña obsesión con las cosas adorables

Una niña de lo más engreída había sido criada en la familia de dos seres muy espirituales, ¿quién lo hubiera pensado así?. Akira Hiragi era una chica de las que se regocijaba de las cosas materiales así como gustaba de consumir el dinero en cosas innecesarias, con tal de sentirse bien y hacerse una vida fácil y feliz incluso desde muy pequeña. Sus padres mientras tanto se mantenían en armonía con lo que la misma naturaleza les brindaba, y aunque querían instruir a su hija en lo espiritual, terminaba ignorándolos y volviendo a su vida de niña y adolescente caprichosa, con sus chicos lindos, bandas de rock y los videojuegos.<br><br>Cada vez que pasaba el tiempo se volvía peor día con día, hasta que las cosas se tornaron un poco más siniestras de lo que deberían. La madre terminó muy enferma en cama, y su padre tomó su lugar como el sacerdote del templo de la ciudad mientras se hacía cargo de su mujer. Akira ayudaba a su madre con su enfermedad, pero cada vez que podía, ella le insistía a Hiragi que fuera parte del templo y sus obligaciones, pero ella no cedía en absoluto, hasta que un día su madre falleció.<br><br>El funeral se llevó a cabo, Akira sufrió un cambio drástico, pasando a deprimirse y dándose cuenta de algo en su vida... no podía estar así todo el tiempo por lo que, en honor a su madre, se convirtió en la asistente de su padre en el templo.<br><br>Las cosas iban bien, Akira se sentía extrañada, algunas veces fastidiada y aburrida, y sobre todo confundida con los quehaceres que habían que hacer dentro del templo y fuera de él. Su padre le enseñaba todo lo que sabía, y como era una asistente no era necesario tener que hacer todas las funciones de su padre, parecía no haber cambiado mucho de en su forma de ser, pero ahora era un poco más sensible a lo espiritual.<br><br>Un día como cualquiera, Akira recibió una llamada, era del hospital reportando que su padre había llegado allá en una ambulancia y en un estado del que no se conocía, al menos eso parecía. Hiragi fue corriendo solo para ver a su padre en un estado peor que una depresión... acostado allí, en un estado vegetal, muerto en mente. Akira no pudo evitar romper en llanto.<br><br>Ella terminó haciéndose cargo de las cosas del templo, y cuidando a su padre en sus tiempos libres, pues ahora no podía hacer nada por su cuenta, ni moverse, ni nada... los doctores no le dieron una solución al problema, así que ella simplemente esperaría, con fe, a que los dioses que tanto servia su padre y su madre la ayudaran.

Le gustan los animales, los cachorros en general. Cocina, lava, hace casi cualquier cosa que se refiera al hogar a pesar de no gustarle, pues su madre le había enseñado de pequeña aunque ella no quisiera. No se despega de su teléfono y algunas veces verás a Akira con ropa de sacerdotisa sentada de piernas cruzadas, mordiéndose las uñas mientras navega en las redes sociales..

Registro: 23-March 17
Última Visita: Today at 01:00 am
Post: 18
Yenes: 0

ARMA


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
COSTE
DAÑO
OBJETIVO