Nanashi Gonbei -- Independiente

EDAD
¿33?
ARCANA
Moon
ESTILO DE COMBATE
Mágico
CLASE DE ARMA
Dagas
RESISTENCIA
Cortante
DEBILIDAD
Garu
FÍSICOS UTILIZADOS
Personaje: Ebisu - Dorohedoro
Persona: Ebisu (versión máscara) - Dorohedoro
STATS
Nivel: 1   HP: 50   PM: 40   DH/C: 3   Exp: 0/50

Mírala. Pero mírala bien. Utiliza ese sentido con el que se te ha dotado para descubrir cómo es, en realidad, una persona. No obstante, debo advertirte de que, aunque busques en la profundidad de su ojerosa y cansada mirada, no encontrarás respuesta alguna sobre quién es en verdad “Nanashi” o cómo coño se llame realmente.

Ha aprendido a hacer oídos sordos, a mirar hacia delante, a que nada traspase su coraza. A que nadie logre llegar a su interior. Ha aprendido a fruncir el ceño, enseñar los dientes y sacar las garras ante el menor atisbo de peligro. Mejor no preguntes, ojalá no hables. Ni siquiera abras la boca; quizás, antes, “Nanashi” te haya metido un codazo y te haya dejado sin dientes. Tirar del pelo o arañar también son una buena técnica, sobre todo entre mujeres. ¿Sentimentalismo? No, gracias. Las chicas como ella, con el pelo estropeado, las uñas carcomidas por la mugre y el cuerpo lleno de cicatrices no se enamoran. Ni viven felices para siempre, ni comen perdices; solo supresores.

Pero no te equivoques, no es tan inteligente como podrías creer. De hecho, nadie le ha enseñado a serlo. Y es que, cual animal acorralado, Nanashi se guía puramente por sus instintos, por ese feroz y desbocado ímpetu que tiene poder absoluto sobre sus acciones. Su mentor ha sido la noche; esa siniestra y tenebrosa hora. Su credo, la Ley de la Selva; aquella que rige sobre todos los ámbitos de la vida… ¿Vida? Esto no es vida. A mi alrededor solo hay ruina y destrucción, violencia y horror; y muerte. Muerte y más muerte.

Incluso a oscuras, con los ojos cerrados, podía ver la luz de aquella luna color esmeralda. Un grito se alzó a sus espaldas, helándole la sangre. El miedo corría por sus venas, como si se tratase de una descarga eléctrica. El pánico nublaba su mente, impidiendo que pensase con claridad. Sus manos estaban ensangrentadas, sus ojos hinchados y se sentía débil. Demasiado. Llevaba meses vagabundeando por las calles de Iwatodai, cegada por la rabia, sin hogar, sin sitio a dónde ir. Sin ningún lugar donde cobijarse de aquel horror.

Sin embargo, en aquellos instantes, aquella noche, solo era una mujer como cualquiera otra. Con la única diferencia de que había tenido la mala suerte de estar en el lugar equivocado en la hora equivocada.



Tic, tac. Su tiempo se acababa y sus pulmones no podían más. Tosía con violencia con cada soplo de oxígeno que entraba en ellos y el nudo de su garganta se tensó, rivalizando con la soga de un ahorcado. Yacía en el suelo, con el cuerpo inerte de aquella criatura a su lado. El tiempo parecía congelarse a cada suspiro de dolor que profería, recordándole los acontecimientos de apenas unos segundos, torturándola al inmortalizar esos recuerdos en forma de cicatrices que surcaban su agónico cuerpo. Las heridas pesaban sobre sus piernas malheridas, pero lo que sí la abrumó, fue la punzante mirada de aquel hombre de cabellos largos, como una daga sobre su sangrante pecho.

Una mano la agarró del brazo y la levantó sin demasiado esfuerzo. No supo cómo o de dónde saco la fuerza, pero no se echó a llorar. Quizás ya no le quedaban lágrimas.

Sus palabras de piedad se convirtieron en un balbuceo incoherente que ni ella entendía. Sus rodillas temblaban y apenas podía mantenerse en pie. Se estremeció. Levantó la vista y se encontró con el nauseabundo olor a pólvora y muerte frente a sus narices. El metal estaba frío y sabía a ciencia cierta que, el proyectil que perforaría su frente en cuestión de segundos, acabaría con todo.

Clavó su mirada en la del hombre, obligándose a ser testigo de aquellos últimos momentos —sus últimos momentos—; obligándose a grabarse aquellos ojos verdes a fuego.

Y entonces, ocurrió. No pudo más. Era incapaz…

Persona…

Y efectivamente. Aquella fue la noche en que pereció.

Aquella fue la noche en que nació “Nanashi”.

☾ “Nanashi no gonbei" es el equivalente japonés a “Jane/John Doe”, es decir, el nombre usado para referirse a una persona sin nombre.

☾ La fecha en que dejó atrás su pasado es inexacta, así como el tiempo que lleva perteneciendo a STREGA.

☾ Su violento e impetuoso carácter hace que, en algunas ocasiones, no tenga control pleno de su Persona.

Registro: 18-April 17
Última Visita: Nov 10 2017, 11:50 PM
Post: 24
Yenes: 0

ARMA


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
COSTE
DAÑO
OBJETIVO


Última fecha de habilidad solicitada: JUL 22 2017, 01:20 PM