Diana Flores -- Independiente

EDAD
15 Años
ARCANA
Lovers
ESTILO DE COMBATE
Táctico
CLASE DE ARMA
Ballesta
RESISTENCIA
Agi
DEBILIDAD
Bash
FÍSICOS UTILIZADOS
Personaje: Lillie - Pokémon
Persona: Leanan Sidhe - Shin Megami Tensei
STATS
Nivel: 7   HP: 38   PM: 22   DH/C: 4   Exp: 61/500

En terminos generales, Diana es una chica callada, tranquila, observadora, amable, cuidadosa, delicada, algo indecisa, dulce, servicial, aventurera, curiosa, educada, ordenada, discreta y muy juiciosa en sus estudios.

Es el típico perfil de una personal callada. No hay que ser observador para determinar esto, aunque originalmente no era así, se tuvo que tornar de esta manera por la barrera del idioma. Diana no domina el japonés a la totalidad, su vocabulario es limitado, el suficiente para comunicarse de manera básica, sin contar la pronunciación que tiene. Por ello siempre trata de estar callada, se abochorna con facilidad pero cuando las personas están interesadas sobre su cultura, no se apaga ni un segundo, haciendo que sus ojos brillen como el sol de las playas de Punta del Diablo.

Otro aspecto notable es que cuando se avergüenza se torna bastante nerviosa, nerviosa en el aspecto de que su actuar es dubitativo y errante, y acaba por cometer una torpeza que usualmente no haría. Se nota bastante cuando está nerviosa por este hecho, su rostro igualmente se suele poner roja como un arándano.

Es una persona de arrastrar a cualquier lado, cualquier persona casi puede arrastrarla donde quiera que la niña no pondrá pegas mientras no sea tan malo. Eso si, no despegues tu vista de la chica, tiene la 'virtud' de 'desaparecer' de la nada. En un visto y no visto, parpadearás y dirás ¿A dónde se fue Diana? y es que esta chica aunque no lo parezca por su semblante tranquilo puede llegar a ser algo inquieta y se distrae con facilidad con la cultura nueva ante ella.

Es bastante pacífica y amable, pero no es tonta. Si es tratada mal quizás no grite como una loca, quizás no le pegue un buen puñetazo a alguien, pero si que se va, y se va para no volver a acercarse, no al menos por voluntad propia. No le gusta estar en ambientes que en los que no se sienta cómoda, puede tratar de soportarlo si es por obligación pero por gusto no lo hará.

Pese a su edad tiene una mentalidad muy madura y educada, la educaron de esa manera. Si bien, sigue siendo una 'niña' y a veces fantasea y sueña como cualquier otra sabe cuando tiene que poner una línea (mas o menos)

Las olas resuenan en las paradisiacas playas de Uruguay, desde el este de aquél país, la Punta del Diablo. El sol estaba en su punto máximo, el calor se podía sentir pero igualmente el fresco viento que respiraba en esa zona. Una niña de tés caucásica bronceada por el sol de la costa se paseaba todos los días allí, con su elegante sombrero bombacho y su vestido que ondeaba con las suaves brisas, observando la playa mientras mojaba sus pies en la orilla del mar, donde el agua limpiaba sus pies de la arena en cada cuanto, sintiendo el fresco del salado océano.

La joven se paseaba por esas playas día a día, hija de dos artesanos que vivían por el lugar, que esperaban la temporada de turistas para vender sus productos a precio de extranjero aprovechando las ganancias que este daban y que en el resto del año pescaban para no tener que invertir en comida adicional. Diana, la protagonista de esta historia, asistía a una escuela para nada mala en el centro del lugar y, aunque le quedaba lejos de la casa de sus padres, lo prefería así, pues el mar le calmaba, y era su propio medio de meditación diario.

Un día su padre tuvo una lamentable muerte en el océano, siendo mal clima, como pescador, terminó en naufragio y detalles menos desapareció en el mar, su cuerpo no fue hallado, las mujeres de la familia Dias terminó desconsolada pero no por ello iban a dejar de salir adelante. Aún más fuerte que nunca, la madre de Diana vendía y realizaba las artesanías como pudiera para sacar su hija adelante, mientras ella, Diana, esperaba a su padre desde el puerto donde partió, mojando sus pies como costumbre al bello océano que tenía en frente de ella.

Las cosas terminaron complicándose un poco, Diana y su madre estaban terminando por quedar pobres, por lo que ella pensó que sería buena idea volver donde su madre, la abuela de Diana, pero ella se negaba, pues no le gustaba la idea de estar encerrada en una habitación en una ciudad de concreto. El instituto de Diana realizaba una temporada de intercambio, habían varios países en la lista, y como no, ella se puso a buscar sobre todos ellos, y de la lista, solo uno tenía salida a aguas... Port Island, Japón. Durante el tiempo que tuvo, un año completo, intentó con fuerza y ganas aprender este idioma, y anunció a su madre que iba a vivir allí en Japón poco menos de un año, pero sería un periodo largo. Su madre no se negó.

El tiempo pasó y ella por fin había sido aceptada en Gekkoukan como estudiante de intercambio del proyecto de culturas diversas de su país, así que con algunos objetos natales de su tierra y su estilo de playa se dirigió hacia este país. La timidez no se hizo esperar, la chica que no tenía mucha experiencia hablando japonés se pudo mover ligeramente por el lugar, y ahí terminó, en Gekkoukan, lista para comenzar lo que serían unos cuantos meses de tiempo cultural, donde aprendería sobre ellos, su gente, y por supuesto, conocer el puerto de esta ubicación.

Su piel es caucásica, bronceada, de cabello dorado y ojos verdes. Por su piel puede darse a entender que vivía en un lugar caluroso, pero lo más llamativo de ella eran sus ojos con su color de cabello.

Registro: 12-October 17
Última Visita: Feb 18 2018, 06:30 AM
Post: 9
Yenes: 0

ARMA


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
COSTE
DAÑO
OBJETIVO


Última fecha de habilidad solicitada: JAN 19 2018