Hotaru Aida -- Independiente

EDAD
17 Años
ARCANA
Hermit
ESTILO DE COMBATE
Táctico
CLASE DE ARMA
Ballesta
RESISTENCIA
Mudo
DEBILIDAD
Cortante
FÍSICOS UTILIZADOS
Personaje: IA - Vocaloid
Persona: IA Fanart - c.c.R (Artista)
STATS
Nivel: 1   HP: 30   PM: 10   DH/C: 3   Exp: 0/50

Frialdad pura. Así es como se le describe nada más verla, con su afilada mirada inexpresiva, su rostro que parece demostrar que nada le interesa, incluso con su presencia que es prácticamente discreta, como la de un fantasma. La única joven de la familia Aida parece ser una persona difícil de alcanzar, alguien con quien no podrás entablar una amistad fácilmente. Y aunque eso se acerca un poco a la realidad, no es tan complicado como pareciera. No es una chica hostil, puede hablar sin problemas con una persona, conocida o no, manteniendo el respeto y un trato cordial. Sin embargo, se mantendrá igualmente inexpresiva, su tono de voz se sentirá algo suave, serio, incluso triste de vez en cuando.

Hotaru es una persona sencilla, bastante tranquila, quien no dirá más palabras de las que considere necesarias ni se meterá en problemas que no le incumben en lo absoluto. Está acostumbrada a merodear por cualquier lugar sin que la noten, así como vino se fue y pocas veces se lleva el protagonismo de alguna situación. Si se logra obtener su confianza, habrá poco cambio en su apariencia, pero sí se notará más su nueva personalidad. Aunque trate de aparentar lejanía, frialdad, fortaleza, si llega a encariñarse con alguien, puede volverse una de las personas más leales que se tengan. Al saber perfectamente lo que es perder a alguien o que le traicionen, ella tratará de evitar esto a toda costa, al menos de su parte.

Disfruta compartir tiempo con aquellos que aprecia, aunque muchas veces prefiere permanecer en soledad, pensando en sus cosas, pasando tiempo con ella misma para reflexionar, salir a caminar y perderse en algún lugar. Le encanta ayudar a las personas cuando puede hacerlo y cuando de verdad es importante el hacerlo, es algo que le hace sentir útil. Por dentro, muy en el fondo, es una chica cálida y amigable con la mayoría de las personas, mas por temas del destino, se ha forjado como una chica que elegirá aislarse más veces de las que ella misma quisiera. Aunque generalmente se le vea despeinada, algo desarreglada, sin que le interese mucho verse perfecta, Hotaru es una fanática del orden y la limpieza. Tanto sus estudios como sus cosas están minuciosamente organizados.

La familia Aida estuvo compuesta por tres personas: un padre japonés, una madre estadounidense y la pequeña Hotaru. La chica de ojos azules nació en japón, siendo el vivo retrato de su madre. Durante los primeros cinco años, siendo una familia de clase media, común y corriente, tuvieron una vida normal, tranquila, absolutamente perfecta a su parecer. Continuaron con un viaje hacia los Estados Unidos, vivirían ahí por un período indefinido. A pesar de que su madre fuera oriunda de aquel país, la niña no se sentía muy segura en ese lugar. Obligatoriamente tuvo que empezar a asistir a la escuela, apenas sabía algo del idioma y su timidez hizo que fuera difícil relacionarse. Pero era decisión de sus padres dejar la tierra en donde nació, no podía desobedecerles.

Creció durante varios años en ese lugar, adaptándose poco a poco, viviendo las típicas experiencias de la infancia, conociendo unos cuantos amigos que le hicieron tomar más confianza en sí misma. Más o menos a los trece años, el equilibrio se rompió. Hotaru se encontraba en la escuela cuando su padre fue a buscarle, en mitad de las clases. Sin entender mucho, la joven simplemente le seguía y asentía a lo que él le decía, ni siquiera sabía a donde se dirigían. Paredes blancas, gente moviéndose de un lado a otro, personas sentadas que parecían esperar algo con ansiedad, estaba en un hospital. Poco recuerda de ese día porque no quiere rememorar, simplemente tiene certeza de que perdió a su madre en ese lugar, por lo que había sido un accidente automovilístico.

No pasaron muchos meses hasta que volvieron a Japón, la rubia tuvo que dejar todo lo que quería en aquel país, justo cuando ya se había acostumbrado a su vida ahí. Sin su madre, la familia comenzó a vivir una crisis. Su padre debía trabajar más de lo normal para poder sustentarlos y para que Hotaru pudiera estudiar. La chica, prácticamente cambiada por los sucesos que había vivido, se esforzaba en cumplir con sus deberes y ayudar como pudiera a su padre. El hecho de haber experimentado tantas pérdidas, algunas más graves que otras, a tan temprana edad, le había marcado. Adoptó los hábitos que tiene en la actualidad; estar sola, aislarse siempre que podía, no hablar con nadie, permanecer inexpresiva.

Llegaron los dieciséis, tenía que entrar a una escuela superior. Las cosas mejoraron en ese tiempo, su padre pudo conseguir un mejor trabajo, lo cual era una buena noticia para ambos. Sin embargo, había una condición y era mudarse una vez más. Para suerte de la joven, no debían irse de Japón, el cambio solo era hacia otra ciudad. Port Island, ciudad de Iwatodai, un precioso lugar a ojos de muchos, y para ella misma también. Lo único que ha logrado perturbarle un poco, incluso intrigarle, es el hecho de descubrir un día que, a las doce de la noche, el ambiente cambia drásticamente. La noche que pudo notar esto no se atrevió a salir de su casa, solo averiguó unas pocas cosas por su cuenta, como el hecho de que no funcionaban los aparatos eléctricos y que su padre estaba atrapado en un ataúd.

Decidió no decir nada a nadie, probablamente no le creerían, por unos días intentó convencerse de que era una pesadilla o algo por el estilo, pero volvía a ocurrir cada noche y ya no podía negarlo. Su curiosidad le impulsa más que su racionalidad, actualmente intenta descubrir aquello que le tiene tan atenta a la medianoche, el misterio de la hora oscura.

- Aprendió a hablar inglés con fluidez durante el tiempo que estuvo en Estados Unidos.
- Posee una preciosa voz, pero nunca canta en público. Prefiere hacerlo para ella misma, en soledad.
- Aunque no lo parezca, es capaz de dar la vida por quienes aprecia y normalmente prioriza a los otros antes que a ella misma.
- Muchas veces trata de evadir a la gente con tal de poder estar un rato sola.
- Inconscientemente, se siente presa de sus sentimientos negativos y le gustaría cambiar su manera de ser en un futuro.
- No es muy fuerte físicamente, pero es bastante ágil, teniendo buenas calificaciones en clases de educación física.
- Le fascina descifrar misterios y sacar conclusiones a partir de hechos, lo que le hace una persona bastante detallista, generalmente está fijándose en todo.

Registro: 6-February 18
Última Visita: Today at 07:45 am
Post: 31
Yenes: 0

ARMA


HABILIDAD
DESCRIPCIÓN
COSTE
DAÑO
OBJETIVO


Última fecha de habilidad solicitada: FEB 7 2018